13 Febrero 2014

Las memorias de Patricio Bañados son un repaso no sólo a la trayectoria impecable de un periodista emblemático, sino también a una galería de personajes que ayudan a entender una parte de la historia de los medios en Chile.   

Lo recuerdo como una gran lección de lo que siempre debe hacer un reportero. No estoy seguro si fue en el programa El mirador o en Ovni cuando Patricio Bañados, entrevistando a una eminencia científica, recibe como respuesta un mazacote de conceptos, cifras con decimales y sobreesdrújulas por casi un minuto. Y él, entonces un periodista con más de treinta años de experiencia en toda clase de medios; el mismo que en 1976 sugirió que el noticiero de radio Cooperativa debía llamarse “El diario de Cooperativa”; el primer chileno en hacer una transmisión de TV en vivo desde exteriores (14 de abril de 1962) y que fue parte de la primera transmisión de un partido de fútbol (6 de mayo del mismo año); el único compatriota que entrevistó a The Beatles y, sobre todo, el que más arriesgó el pescuezo como rostro de la franja televisiva del No, mira impertérrito a su entrevistado y le dice: 

“Perdón, no le entendí. ¿Podría explicármelo de manera más simple?”.

No sé si Patricio Bañados recordará este episodio. Al menos no está relatado en Confidencias de un locutor, su valioso libro de memorias que acaba de publicarse. Quizás aquella entrevista al científico sea apenas un detalle, pero define con sutileza el carácter y el propósito de un hombre fundamental en la televisión chilena: decir bien las cosas. Nada más, nada menos. 

Bañados ha tenido una trayectoria impecable (tanto en Chile como Inglaterra, Estados Unidos, Holanda y Suiza) lejos de la obsecuencia y de los oportunismos tan rentables. Muy por el contrario: su derrotero es el de un periodista constantemente enfrentado al poder, al poder de los malos y, tiempo después, al poder de los buenos y sus promesas incumplidas.

“A mediados de agosto de 1988 vino Genaro Arriagada, a nombre de la Concertación de Partidos por la Democracia, a proponerme que apareciera noche a noche por televisión, durante treinta días, desafiando a un dictador que por mucho menos que eso les había quebrado los huesos y tirado al mar a miles de compatriotas. ¿Me creería idiota?”.

Así comienza el primer capítulo de una historia que si bien muchos conocemos, no contábamos sino hasta ahora con sus detalles. El libro expone con el aliño justo los grandes conflictos y cuestionamientos éticos (además de persecuciones frontales y solapadas) que tuvo el comunicador trabajando en radio y TV antes, durante y después de la dictadura de Pinochet. Conflictos que finalmente definen su trayectoria: la épica de hacer buena televisión en medios administrados por una galería de seres protervos, pechoños y esencialmente mamacallos, que el autor repasa uno a uno.

Patricio Bañados, aparte de todos sus hitos profesionales, quizás fue de los primeros en darse cuenta de que la Concertación comenzó a pudrirse el mismo día que llegó al poder, y que, como bien dice, “es una vergüenza indesmentible que, en la práctica, hubo más libertad de prensa durante los últimos días del augusto Capitán General que a partir de los pocos meses del gobierno de Aylwin”. Pero aun así, en vez de llorar, se dio el lujo de entregarnos dos programas que hoy parecen imposibles de hacer en televisión: El mirador y su pauta siempre fresca y sorprendente, y Ovni, probablemente el único programa del mundo dedicado a cuestionar con elegancia a todos quienes dan fe de la existencia de los platos voladores y las misteriosas criaturas que los tripulan.

Confidencias de un locutor es un libro sobrio, personal, rabioso, pero no menos lleno de datos desconocidos y reflexiones que aportan a mirar y, en lo posible, a entender la historia de los medios de comunicación en Chile durante los últimos 50 años.

Revisa la entrevista http://www.quepasa.cl/articulo/opinion---posteos/2014/02/20-13798-9-el-incomodo-senor-banados.shtml

11 Julio 2014

Confidencias de un locutor 

 

Comprendo que en el país de los compadres paleteados, donde todo se arregla "a lo amigo", tiene muy pocas posibilidades de aceptación un libro que narra por igual las necedades y bajezas vividas en la televisión bajo la Unidad Popular, la Dictadura y la concertación. Después de todo, entre nosotros siempre ha sido mucho mas repudiable denunciar una falta que cometerla. Pero hay cosas que creo merecen ser contadas, aunque solo sea para una ínfima minoría. De manera que si este anecdotario resulta de utilidad para algún universitario preparando tesis, investigador trasnochado o simple ciudadano deseoso de conocer algunas de las realidades que nuestro país gusta sepultar, me daré por satisfecho.
Patricio Bañados.

 

 

08 Junio 2012

Patricio Bañados es, sin duda, un personaje ineludible en la historia de los medios de comunicación masivos del país. Reflexiones de un iluso rescata para nuestros lectores esa memoria de los principales acontecimientos políticos, del deporte y de la televisión; esa memoria del día a día de nuestro acontecer que no está ni estará en los libros oficiales, sin la cual somos un poco menos Chile.