EL COMPLOT. El último viaje del General

Mariano Monetta es un prestigioso periodista que ha perdido su empleo de editor político y en su denuedo por hallar una información que lo vuelva al primer plano, descubre lo que parece ser el complot de un grupo de prominentes personajes de la vida política e intelectual del país, concertados para lograr que el exdictador sea capturado en un país foráneo y extraditado a España para ser enjuiciado y condenado por un resuelto y lucido juez de Madrid. Sin embargo, el periodista desconoce que dentro de la red de contactos de los conspiradores existen importantes funcionarios públicos que no tolerarán que sus afanes de notoriedad hagan peligrar su bien fraguado plan para encarcelar al exdictador.
Los avatares del periodista, los miedos y desconfianzas de los confabuladores, en especial de un timorato diputado que conjetura sobre la posibilidad de un nuevo golpe de Estado en caso que el dictador sea aprehendido en Londres, a más de las letales secuelas que imagina para él y sus compañeros, sumadas a las sospechas de un capitán del Batallón de Inteligencia del Ejército que consigue interceptar sus llamadas telefónicas, van tejiendo una trama de impredecibles consecuencias para el país y los protagonistas de una historia cuyo desenlace se conoció, pero jamás cómo fue gestada por sus inspiradores.


 
Texto leído durante la presentación de esta obra,
en la sede del Congreso Nacional de Santiago
por el juez Juan Guzmán Tapia.


El Complot. El último viaje del General, de Pedro Pablo Parodi Pinedo.

Tengo el honor y el agrado en presentar una novela escrita por don Pedro Pablo Parodi Pinedo, distinguido escritor y académico, tenaz abogado de derechos humanos e importante experto y miembro de instituciones nacionales e internacionales relacionadas con estos derechos.
Pedro Pablo, con su gran imaginación, conocimiento e ingenio, ha dado vida a una saga que pudo haber ocurrido en un país llamado Chile, entre los años 1998 y 2000, haciendo interactuar diversos personajes, todos imaginarios, como por ejemplo, una ministra de Asuntos Exteriores que no habla inglés, desconoce las funciones de su cargo, pero goza de buena memoria y pertenece a un partido.
Cosas que en verdad jamás ocurren…
En ese país imaginario, gobernó durante casi dos decenios, un General de Ejército que descendió desde los cielos, lanzando llamaradas de fuego sobre sus ciudadanos y haciéndolos perseguir con tanques y metralletas, para, a continuación, enviar una caterva de ángeles a ocupar el país, de norte a sur y de este a oeste, para salvarlo del comunismo internacional.
Ese General se convirtió en un dictador para llevar a cabo su importante misión. Claro, en un dictador bueno…
En ese país sus políticos, bastante ilusos, habían construido los andamios adecuados para que los comunistas se tomaran democráticamente las riendas del poder. Los comunistas, hay que precisar, son microbios, que como todos los microbios, penetran en un organismo y lo destruyen.
Ese General eliminó, mediante bandos, el poder legislativo, suprimió las libertades de sus habitantes y se sirvió de jueces acomodaticios para lograr establecer un gobierno totalitario, sin otra voz que la suya, porque correspondía a la única y verdadera forma de pensar.
También, para llegar a esos objetivos, era necesario encerrar en cárceles clandestinas a unos cuantos miles de microbios, torturarlos, matarlos y hacerlos desaparecer.
“El mal hay que extirparlo de raíz…”
Los buenos, esto es los demás, aprendieron a asimilar toda la verdad que podían absorber de la televisión acorde con el refrán que dice: “el que nada hace, nada teme”, mientras que los enemigos se reunían subrepticiamente para incrementar su veneno, para esconderse en sus refugios y para repartir su miasma, infectando cada vez más ese país. Empero, esos microbios fueron descubiertos y fueron controlados, a pesar de que muchos se eliminaron entre sí, mientras otros huyeron para nunca más ser vistos.
Ese dictador y sus colaboradores, promulgaron una Constitución que haría posible, en muy poco tiempo, que todos los habitantes del país tuvieran un automóvil y dejaran de ser pobres al usar tarjetas plásticas para cubrir todas sus necesidades.
Transcurrieron, luego, varios años de paz, bienestar y de justicia, pero como todos sabemos, siempre existe un caballo de Troya y los microbios y sus colaboradores también fabricaron el suyo, engendrado, quizás, por engaño, por casualidad o por error. Y este caballo de Troya consistió en algo llamado plebiscito, que es una forma de elegir por la gente de un país uno u otro sistema de gobierno. Y la mayoría de los habitantes de ese país, infiltrado por los microbios, optó por sustituir la dictadura buena por algo llamado democracia.
Comenzaron, entonces, a sucederse otros gobiernos, pero la Constitución creada por el dictador, que salvó al país, continuó rigiendo. Así, perduraron varias instituciones que lo protegerían de sus enemigos. Además, esta constitución, entre muchas cosas convenientes, creó una forma de economía que estaría destinada a hacer que los ricos fueran cada vez más ricos, lo que fue del agrado de los nuevos gobernantes…
Don Pedro Pablo Parodi fija principalmente en Chile el desarrollo de esta novela, siendo su trama un viaje del General a un reino europeo, lo que lo expone a ser el blanco de la justicia universal. El General admira ese reino por sus lanas de Cashmere y Harris Tweed, por la amabilidad y educación superior de su gente y por su historia. Pero quien hace las veces de presidente de Chile sabe que hay un juez en otro reino que desea juzgar y condenar a prisión al General porque, según este juez, sería autor intelectual de crímenes contra la humanidad, y es sabido que hay agrupaciones en todo el mundo que luchan para que estos crímenes no permanezcan impunes. Hay también agrupaciones de fiscales y un abogado temible que persigue a esos agresores, particularmente, al General.
Y, en Chile, también hay importantes políticos, parlamentarios, letrados y periodistas que conspiran para que el General, durante su viaje, sea aprehendido, juzgado y sancionado. Por otro lado, están los incondicionales del General que urden estrategias para que este viaje no se haga o pueda realizarse en forma anónima y sin peligro.
El protagonista de la novela es un periodista de capa caída, Mario Monetta, que investiga, en las más altas esferas, si viajará el General, cuándo y a qué países, lo que para él podría significar impactar al país, y muy probablemente a la comunidad internacional, con una noticia sensacional. Con una noticia que le haría recuperar su prestigio malogrado.
Hay filtraciones con respecto a este viaje y acerca del complot para capturar al General en el extranjero. Pero, aunque el periodista logre reunir algunas pistas, necesita mayor seguridad y continúa escarbando en forma peligrosa en torno a sus fuentes de información.
Sin embargo, todo debe hacerse para alejarlo y para despistarlo. Por lo demás, su investigación y su reportaje sólo le interesan a él. Éste, entonces, debe iniciar una odisea colmada de obstáculos y peligros.
La narración de esta historia es muy amena, y el libro se adhiere a las manos del lector quien no desea soltarlo como tampoco quiere que termine.
En cuanto a su estilo, nos recuerda al de Morris West, por la aguda confluencia de su narrativa con la historia y costumbres de los países donde se desarrolla y por el profundo análisis psicológico de sus personajes. Además, hay intriga, realismo y suspenso, como también un hondo conocimiento de los grandes temas que interesan a la humanidad.
La novela de Parodi Pinedo es rica en humor fino, particularmente al insinuar los rasgos de carácter de los habitantes del país donde presumiblemente ocurren los hechos, destacando la voracidad, el arribismo, la liviandad, la hipocresía y la mediocridad.
Si se detiene el lector a escuchar las reflexiones de sus personajes y a descubrir las motivaciones de sus actuaciones, éste podrá percibir los múltiples mensajes del autor que nos revelan la dualidad absurda del mundo en el que sobrevivimos y la prodigiosa relatividad de los valores que llevan a los seres humanos a conducirse en forma ambigua. De allí la necesidad imperiosa de sentirse obligados a fondearse en trincheras que los protegen del bipolarismo existencial y quizás poder lograr la felicidad en lo accesorio.
 En la década de los cincuenta, el escritor australiano que anteriormente mencioné, nos conmueve con narraciones de intrigas de palacio, misterio, sexo, ambiciones desmedidas y traición, evocando la campiña italiana que sirve de escenario para que sus personajes conspiren mientras saborean una copa de Chianti. Todo esto en un periodo de post guerra y guerra fría. Hoy, en cambio, en un mundo electrónico y global, de distancias cada vez más reducidas y de diálogos concisos y abreviados, logran percibirse aún los aromas del puerto y el sabor de sus mariscos, en medio del agobio ritual de numerosos seres que se dejan impulsar velozmente por acontecimientos incontrolables. Todo esto acompañado de un vaso de Dcotch.
Por último, es muy probable que durante un período de transición imaginario, desde una dictadura imaginaria y hacia una democracia también imaginaria, haya podido existir un complot como el que constituye el núcleo de esta novela, aunque todo lo que se relate en ella sea sólo imaginario.

Pero, lo será realmente…

Info adicional

  • Título: EL COMPLOT. El último viaje del General
  • Autor: Pedro Pablo Parodi
  • Serie: Narrativa
  • Colección: Novela
  • Páginas: 412
  • ISBN: 978-956-260-699-8
  • Año: 2014
  • Formato: 13,5 x 21 cm
  • Encuadernación: Rústica
  • Sobre el autor:

    PEDRO PABLO PARODI
    Es abogado, especialista en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Fue abogado de la Vicaría de la Solidaridad durante la dictadura de Pinochet, investigador y abogado Jefe de la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, abogado del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, abogado de la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y de la Gobernación Cordillera. Ha sido coordinador de proyectos sobre Derechos Humanos de la Unión Europea y de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional, consultor del Instituto Interamericano de Derechos Humanos en Argentina, Bolivia, Colombia, Perú, Paraguay. Fue representante legal del Instituto Interamericano de Derechos Humanos en Colombia. Actualmente es representante legal del Instituto Iberoamericano sobre Derechos Humanos y Seguridad Humana.
    El año 2007 publicó en Bogotá la novela Rescatándolos del Olvido (Uniediciones del Grupo Editorial Ibáñez de Colombia), Los derechos a la Verdad, la Justicia y la Reparación Integral, Guía de Facilitadores (Proyect Counselling Service y la Unión Europea); es coordinador académico de varias publicaciones y libros sobre Derechos Humanos. Ha publicado artículos en diversos diarios y revistas nacionales e internacionales.